Fiesta de la Asunción

Compartir En

Fiesta de la Asunción de María


Primera Lectura

Apocalipsis 11,19; 12,1-6.10

Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario, y se produjeron relámpagos, y fragor, y truenos, y temblor de tierra y fuerte granizada. Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada 1.260 días. Oí entonces una fuerte voz que decía en el cielo: «Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.

Salmo responsorial

Salmo 34 (35)

Ataca, Yahveh, a los que me atacan,
combate a quienes me combaten;

embraza el escudo y el pavés,
y álzate en mi socorro;

"blande la lanza y la pica
contra mis perseguidores.
Di a mi alma: "Yo soy tu salvación.""

¡Confusión y vergüenza sobre aquellos
que andan buscando mi vida!
¡Vuelvan atrás y queden confundidos
los que mi mal maquinan!

¡Sean lo mismo que la paja al viento,
por el ángel de Yahveh acosados;

sea su camino tiniebla y precipicio,
perseguidos por el ángel de Yahveh!

Pues sin causa me han tendido su red,
han cavado una fosa para mí.

¡Sobre cada uno de ellos caiga de improviso la ruina:
le prenda la red que había tendido,
y en su fosa se hunda!

Y mi alma exultará en Yahveh,
en su salvación se gozará.

Dirán todos mis huesos:
Yahveh, ¿quién como tú,
para librar al débil del más fuerte,
al pobre de su expoliador?

Testigos falsos se levantan,
sobre lo que ignoro me interrogan;

me pagan mal por bien,
¡desolación para mi alma!

Yo, en cambio, cuando eran ellos los enfermos, vestido de sayal,
me humillaba con ayuno,
y en mi interior repetía mi oración;

como por un amigo o un hermano iba y venía,
como en duelo de una madre,
sombrío me encorvaba.

Ellos se ríen de mi caída, se reúnen,
sí, se reúnen contra mí;
extranjeros, que yo no conozco,
desgarran sin descanso;

si caigo, me rodean
rechinando sus dientes contra mí.

¿Cuánto tiempo, Señor, te quedarás mirando?
Recobra mi alma de sus garras,
de los leones mi vida.

Te daré gracias en la gran asamblea,
te alabaré entre un pueblo copioso.

No se rían de mí,
mis enemigos pérfidos,
ni se guiñen sus ojos
los que me odian sin razón.

Pues no es de paz de lo que hablan
a los pacíficos de la tierra;
mascullan palabras de perfidia,

"abren bien grande su boca contra mí;
dicen: "¡Ja, Ja,
nuestros ojos lo han visto!""

Tú lo has visto, Yahveh, no te quedes callado,
Señor, no estés lejos de mí;

despiértate, levántate a mi juicio,
en defensa de mi causa, oh mi Dios y Señor;

júzgame conforme a tu justicia, oh Yahveh,
¡Dios mío, no se rían de mí!

"No digan en su corazón: "¡Ajá, lo que queríamos!"
No digan: "¡Le hemos engullido!" "

¡Vergüenza y confusión caigan a una
sobre los que se ríen de mi mal;
queden cubiertos de vergüenza y de ignominia
los que a mi costa medran!

"Exulten y den gritos de júbilo
los que en mi justicia se complacen,
y digan sin cesar:
"¡Grande es Yahveh,
que en la paz de su siervo se complace!""

Y tu justicia musitará mi lengua,
todo el día tu alabanza.

Segunda Lectura

Primera Corintios 15,10-26

Mas, por la gracia de Dios, soy lo que soy; y la gracia de Dios no ha sido estéril en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Pero no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. Pues bien, tanto ellos como yo esto es lo que predicamos; esto es lo que habéis creído. Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos ¿cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de los muertos? Si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe. Y somos convictos de falsos testigos de Dios porque hemos atestiguado contra Dios que resucitó a Cristo, a quien no resucitó, si es que los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: estáis todavía en vuestros pecados. Por tanto, también los que durmieron en Cristo perecieron. Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres! ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron. Porque, habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo. Pero cada cual en su rango: Cristo como primicias; luego los de Cristo en su Venida. Luego, el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino, después de haber destruido todo Principado, Dominación y Potestad. Porque debe él reinar hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies. El último enemigo en ser destruido será la Muerte.

Lectura del Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ayer fui sepultado con Cristo,
hoy resucito contigo que has resucitado,
contigo he sido crucificado,
acuérdate de mí, Señor, en tu Reino.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 1,39-56

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava,
por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán
bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. Acogió a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
- como había anunciado a nuestros padres - en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.» María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ayer fui sepultado con Cristo,
hoy resucito contigo que has resucitado,
contigo he sido crucificado,
acuérdate de mí, Señor, en tu Reino.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Homilía

En pleno mes de agosto la Iglesia de Oriente y la de Occidente celebran conjuntamente la fiesta de la Asunción de María al cielo. La liturgia de la Iglesia anuncia el Evangelio de la "visitación". Escribe el evangelista que, tras el anuncio del ángel, "se puso en camino María y se dirigió con prontitud a la región montañosa, a una población de Judá". Fue de prisa a Galilea, a una pequeña ciudad cerca de Jerusalén, para ir a visitar a su prima Isabel. En la liturgia de hoy el camino de María no se dirige a la casa de Isabel, sino al cielo para encontrarse, finalmente, con el rostro del Padre y de su Hijo. En los viajes que hizo en su vida terrenal, María nunca se separó de su Hijo. Con él huyó a Egipto, siendo él adolescente lo llevó a Jerusalén, durante treinta años en Nazaret lo miró cada día con amor, guardando en su corazón todo lo que le veía hacer. Lo siguió durante sus tres años de vida pública. Y luego hasta la cruz.
Hoy la vemos entrando en el cielo "vestida del sol, con la luna bajo sus pies y tocada con una corona de doce estrellas" (Ap 12,1). Fue la primera que acogió la Palabra de Dios; es la primera que es acogida en el cielo. Fue la primera que tomó en brazos a Jesús cuando este todavía era un niño; es la primera que es tomada de los brazos del Hijo para ser acogida en el cielo. Ella, humilde muchacha de un pueblo perdido de la periferia del Imperio, al acoger el Evangelio se convirtió en la primera ciudadana del cielo, acogida por Dios al lado del trono del Hijo. Realmente, el Señor derriba a los potentados de sus tronos y exalta a los humildes. Es un gran misterio que hoy celebramos. Es el misterio de María, ante todo. Pero de algún modo, también es el misterio del destino de todos nosotros, o mejor dicho, de toda la humanidad, pues por el camino de la asunción que abrió María se encaminan también los pasos de todos aquellos que unen su vida al Hijo, del mismo modo que lo hizo María.
María y Cristo, íntimamente vinculados, son el signo altísimo del bien y de la salvación que luchan siempre contra el mal, aquel Dragón que describe el libro del Apocalipsis. Al inicio de la historia, Adán y Eva fueron derrotados por el maligno; en la plenitud de los tiempos, el nuevo Adán y la nueva Eva derrotan definitivamente al enemigo. Sí, con la victoria de Jesús sobre el mal, también cae derrotada la muerte interior y física. Y se cruzan en el horizonte de la historia la resurrección del Hijo y la asunción de la Madre.