Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 18,1-2.21-23; 19,1-3.9

Después de esto vi bajar del cielo a otro Ángel, que tenía gran poder, y la tierra quedó iluminada con su resplandor. Gritó con potente voz diciendo: «¡Cayó, cayó la Gran Babilonia! Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de toda clase de espíritus inmundos, en guarida de toda clase de aves inmundas y detestables. Un Ángel poderoso alzó entonces una piedra, como una gran rueda de molino, y la arrojó al mar diciendo: «Así, de golpe, será arrojada Babilonia, la Gran Ciudad, y no aparecerá ya más...» Y la música de los citaristas y cantores,
de los flautistas y trompetas,
no se oirá más en ti;
artífice de arte alguna
no se hallará más en ti;
la voz de la rueda de molino
no se oirá más en ti; La luz de la lámpara
no lucirá más en ti;
la voz del novio y de la novia
no se oirá más en ti.
Porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra,
porque con tus hechicerías se extraviaron todas las
naciones; Después oí en el cielo como un gran ruido de muchedumbre inmensa que decía: «¡Aleluya! La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos; porque ha juzgado a la Gran Ramera que corrompía la tierra con su prostitución, y ha vengado en ella la sangre de sus siervos.» Y por segunda vez dijeron: «¡Aleluya! La humareda de la Ramera se eleva por los siglos de los siglos.» Luego me dice: «Escribe: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.» Me dijo además: «Estas son palabras verdaderas de Dios.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan pone la caída de Babilonia, nombre con el que los cristianos llamaban a Roma, en boca de aquellos que han propiciado y se han beneficiado del esplendor de aquella ciudad y que se han dejado contaminar por sus vicios. Son tres categorías de personas: los reyes, los mercaderes y los capitanes de barco; en definitiva, el poder político, económico y comercial que tenía su fuente, su alimentación y su salida en la gran metrópolis. Entra finalmente una voz externa que se dirige a los justos y a las víctimas del poder opresor que asisten al juicio divino con alegría porque termina una pesadilla y empieza un horizonte de luz y de paz. Condenando el mal, Dios hace justicia al bien. El juicio de los pecadores tiene como anverso de la moneda la gloria de "los santos, los apóstoles y los profetas", los hombres y las mujeres de Dios, y el triunfo de la verdad y de la justicia. Un ángel poderoso muestra simbólicamente el final de la Babilonia imperial, arrojando una piedra al mar. Si no rompemos el vínculo con el mal corremos el riesgo de quedar atrapados en sus redes hasta compartir su mismo destino de muerte. La mirada que se echa por última vez sobre Babilonia revela un panorama de desolación extrema. La ciudad que tiempo atrás era próspera y vital ahora está apagada. Siete veces el ángel marca el silencio de muerte que como un velo la recubre por completo: las músicas, los ruidos y las voces alegres se han apagado para siempre.