Memoria de la Iglesia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Génesis 17,3-9

Cayó Abram rostro en tierra, y Dios le habló así: Por mi parte he aquí mi alianza contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos. No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues padre de muchedumbre de pueblos te he constituido. Te haré fecundo sobremanera, te convertiré en pueblos, y reyes saldrán de ti. Y estableceré mi alianza entre nosotros dos, y con tu descendencia después de ti, de generación en generación: una alianza eterna, de ser yo el Dios tuyo y el de tu posteridad. Yo te daré a ti y a tu posteridad la tierra en que andas como peregrino, todo el país de Canaán, en posesión perpetua, y yo seré el Dios de los tuyos." Dijo Dios a Abraham: "Guarda, pues, mi alianza, tú y tu posteridad, de generación en generación.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

La experiencia del exilio y de la dominación extranjera -época en la que fue escrita esta página bíblica- había reducido Israel a una pequeña extensión que veía que se sometía a una dura prueba la promesa hecha por Dios de ser un pueblo grande y numeroso y de poseer una tierra fértil que habitar, una patria estable donde prosperar y un lugar seguro donde vivir en paz. En estos momentos de esclavitud, de privaciones y de sufrimiento, Israel recuerda las promesas antiguas de aquella "alianza eterna" hecha por Dios a Abrahán de hacerle "padre de una muchedumbre de pueblos" y de habitar en la tierra de Canaán. Al volver a evocar esta alianza, el pueblo de Israel no alude solo a una antigua memoria, no regresa al recuerdo de un pasado glorioso, sino que convierte aquella promesa en algo actual. Así sucede cada vez que se escuchan las Escrituras, también para nosotros discípulos del Señor. Cuando se abre el libro de las Sagradas Escrituras, sobre todo en los momentos de la oración en común, es el Señor quien desciende de nuevo en medio de su pueblo y nos habla, nos reconstruye precisamente como pueblo que está en escucha de su Palabra, nos refuerza con su Espíritu, nos vuelve a donar su sueño, nos refuerza la vocación de ser testigos de su amor en el mundo y nos asegura la promesa del futuro. Por esto puede pedir a Abrahán y también a nosotros: "Guarda, pues, mi alianza, tú y tu posteridad, de generación en generación".