Memoria de los santos y de los profetas

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Daniel 3,14-20.46-50.91-92

Nabucodonosor tomó la palabra y dijo: «¿Es verdad, Sadrak, Mesak y Abed Negó, que no servís a mis dioses ni adoráis la estatua de oro que yo he erigido? ¿Estáis dispuestos ahora, cuando oigáis sonar el cuerno, el pífano, la cítara, la sambuca, el salterio, la zampoña y toda clase de música, a postraros y adorar la estatua que yo he hecho? Si no la adoráis, seréis inmediatamente arrojados en el horno de fuego ardiente; y ¿qué dios os podrá librar de mis manos?» Sadrak, Mesak y Abed Negó tomaron la palabra y dijeron al rey Nabucodonosor: «No necesitamos darte una respuesta sobre este particular. Si nuestro Dios, a quien servimos, es capaz de librarnos, nos librará del horno de fuego ardiente y de tu mano, oh rey; y si no lo hace, has de saber, oh rey, que nosotros no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has erigido.» Entonces el rey Nabucodonosor, lleno de cólera y demudada la expresión de su rostro contra Sadrak, Mesak y Abed Negó, dio orden de que se encendiese el horno siete veces más de lo corriente, y mandó a los hombres más fuertes de su ejército que ataran a Sadrak, Mesak y Abed Negó y los arrojaran al horno de fuego ardiente. Los siervos del rey que los habían arrojado al horno no cesaban de atizar el fuego con nafta, pez, estopa y sarmientos, tanto que la llama se elevaba por encima del horno hasta cuarenta y nueve codos, y al extenderse abrasó a los caldeos que encontró alrededor del horno. Pero el ángel del Señor bajó al horno junto a Azarías y sus compañeros, empujó fuera del horno la llama de fuego, y les sopló, en medio del horno, como un frescor de brisa y de rocío, de suerte que el fuego nos los tocó siquiera ni les causó dolor ni molestia. Entonces el rey Nabucodonosor, estupefacto, se levantó a toda prisa y preguntó a sus consejeros: «¿No hemos echado nosotros al fuego a estos tres hombres atados?» Respondieron ellos: «Indudablemente, oh rey.» Dijo el rey: «Pero yo estoy viendo cuatro hombres que se pasean libremente por el fuego sin sufrir daño alguno, y el cuarto tiene el aspecto de un hijo de los dioses.»

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El capítulo tercero del libro de Daniel narra la historia de la estatua de oro que erigió el rey Nabucodonor para que fuera adorada por todos los súbditos de su reino. Sin embargo, algunos judíos, Sidrac, Misac y Abdénago, procedentes de la Judea posterior a la destrucción de Jerusalén, se habían negado a rendir culto a la estatua que consideraban un ídolo y por ello son arrojados a un horno abrasador. Ante un mundo que parece destinar a la fosa del abismo a muchos hombres y a muchas mujeres, privados de toda libertad y bajo el dominio de la violencia, dirijamos nuestra oración al Señor sabiendo que él escucha a sus hijos y viene en nuestro auxilio. En todas las situaciones de dificultad podemos dirigirnos al Señor, alabar las maravillas que él ha hecho y disfrutar, ya desde ahora, de la libertad y la salvación. "Bendito", repite el canto al inicio de cada versículo. La oración es ante todo bendición y nos hace partícipes de la vida divina, nos protege de la maldición, de una vida alejada del Señor. "Bendito" es la invitación a ponerse en el horizonte del mundo a partir de Dios. La oración de alabanza a Dios libera a todos del mundo pequeño de las tareas particulares y nos pone en comunión con todos los seres vivos. Volvamos a recorrer en la oración la obra creadora de Dios, para que podamos cantar su misericordia con todas las criaturas. En efecto, su "gracia" dura para siempre. Esto es lo que descubre el hombre que reza y que, incluso en el abismo y ante el mal que se cierne, no deja de cantar las alabanzas de Dios y es liberado de la muerte.