Oración por la Paz

Compartir En

En la Basílica de Santa María de Trastevere se reza por la paz.
Oración por la unidad de los cristianos. Recuerdo especial de las antiguas Iglesias de Oriente (siria ortodoxa, copta, armenia, etíope, sirio-malabar) y de la Iglesia asiria.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Samuel 15,16-23

Pero Samuel dijo a Saúl: "Basta ya y deja que te anuncie lo que Yahveh me ha revelado esta noche." El le dijo: "Habla." Entonces Samuel dijo: "Aunque tú eres pequeño a tus propios ojos ¿no eres el jefe de las tribus de Israel? Yahveh te ha ungido rey de Israel. Yahveh te ha enviado por el camino y te ha dicho: "Vete, y consagra al anatema a estos pecadores, los amalecitas, hazles la guerra hasta el exterminio". Por qué no has escuchado a Yahveh? ¿Por qué te has lanzado sobre el botín y has hecho lo que desagrada a Yahveh?" Saúl respondió a Samuel: "¡Yo he obedecido a Yahveh! Anduve por el camino por el que me envió, he traído a Agag, rey de Amalec, y he entregado al anatema a los amalecitas. Del botín, el pueblo ha tomado el ganado mayor y menor, lo mejor del anatema, para sacrificarlo a Yahveh tu Dios en Guilgal." Pero Samuel dijo: ¿Acaso se complace Yahveh en los holocaustos y sacrificios
como en la obediencia a la palabra de Yahveh?
Mejor es obedecer que sacrificar,
mejor la docilidad que la grasa de los carneros. Como pecado de hechicería es la rebeldía,
crimen de terafim la contumacia.
Porque has rechazado la palabra de Yahveh, él te rechaza
para que no seas rey.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Samuel le recuerda a Saúl el significado de la unción real: "escuchar" (es decir, obedecer, "shemá") al Señor (v. 1). Tras este llamamiento a escuchar, Samuel le ordena a Saúl que destruya a los amalecitas, sin miramientos, teniendo en cuenta la animadversión que había mostrado en el pasado hacia Israel. La orden, difícil de comprender si no se encuadra en la mentalidad de la época, en cualquier caso, expresa la radicalidad de la actuación de Dios. Saúl obedece y derrota a los amalecitas, pero no sigue al pie de la letra el mandamiento de proceder a una destrucción total, para complacer al pueblo, entre otros motivos. Samuel recibe una visión en la que Dios le dice: "Me arrepiento de haber hecho rey a Saúl". El Señor reprocha la decisión de Saúl y la anula porque ha desobedecido. Saúl puede seguir ocupando el puesto de rey, pero ya no es el rey obediente al Señor, ni tampoco el rey de Samuel. En el encuentro que se produce tras el enfrentamiento entre Samuel y Saúl, este último intenta declarar su fidelidad al Señor. Samuel, que sabe perfectamente lo ocurrido, le pide astutamente a Saúl qué son los balidos y los mugidos que oye. Saúl se defiende acusando al pueblo de aquella incursión. Es la lógica perversa de quien se defiende acusando a los demás. Samuel no hace caso de la autodefensa de Saúl y lo acusa de desobediencia, recordándole además que todo lo debe al Señor que lo eligió y lo ungió para que escuchara solo su voz y le obedeciera solo a él. Saúl, en cambio, decidió escuchar solo hasta cierto punto. El profeta le recuerda: "¿Acaso se complace el Señor en los holocaustos y sacrificios tanto como en la obediencia a la palabra del Señor? Mejor es obedecer que sacrificar, mejor la docilidad que la grasa de los carneros" (v. 22). La reacción de Saúl entonces es más sincera: admite que ha "hecho caso" al pueblo y no al Señor (o a Samuel). Pero eso no basta. El veredicto del Señor es definitivo. Saúl hace un último y desesperado llamamiento a Samuel, y agarra el extremo de su mando, pero es en vano (v. 27). Saúl deja de gozar del poder del reino. Samuel le confirma: han dado el poder "a otro mejor que tú" (v. 28). No se menciona a David, pero la alusión es clara. Saúl acepta lo inevitable (v. 30), reconoce una vez más su pecado e implora a Samuel que le dé permiso para lavar su imagen ante los ancianos de "mi pueblo". Samuel lo escucha, pero la religiosidad de Saúl adolece de una desobediencia tan profunda que hace que la Palabra de Dios sea ineficaz.