Vigilia del domingo

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Amós 9,11-15

Aquel día levantaré la cabaña de David ruinosa,
repararé sus brechas y restauraré sus ruinas;
la reconstruiré como en los días de antaño, para que posean lo que queda de Edom
y de todas las naciones sobre las que se ha invocado
mi nombre,
oráculo de Yahveh, el que hace esto. He aquí que vienen días - oráculo de Yahveh -
en que el arador empalmará con el segador
y el pisador de la uva con el sembrador;
destilarán vino los montes
y todas las colinas se derretirán. Entonces haré volver a los deportados de mi pueblo Israel;
reconstruirán las ciudades devastadas, y habitarán en
ellas,
plantarán viñas y beberán su vino,
harán huertas y comerán sus frutos. Yo los plantaré en su suelo
y no serán arrancados nunca más
del suelo que yo les di,
dice Yahveh, tu Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El profeta le recuerda al pueblo de Israel que, sobre todo en los momentos de saciedad, transformó el privilegio de ser elegido por Dios en un motivo de orgullo, de autosuficiencia y, por tanto, de sordera a su Ley. El orgullo siempre aleja de Dios y lleva inevitablemente a la ruina. Es un tema recurrente en la historia de Israel que los profetas no dejan de estigmatizar. Los profetas invitan a los creyentes a no olvidar su origen y la necesidad de salvación que siguen teniendo. Es una constante en la fe bíblica, tanto judía como cristiana: también nosotros, los discípulos de Jesús, somos débiles y esclavos del pecado si no recordamos el amor de Dios en nuestra historia. Dios nos ha llamado y nos ha liberado porque ha visto que éramos esclavos y necesitábamos que nos salvaran. Tras haber pronunciado muchos oráculos contra Israel, que se había alejado de Dios, ahora Amós comunica una palabra de consuelo "a los que queden" del pueblo que se ha mantenido fiel al Señor. La casa de David se describe como una "cabaña ruinosa". Pero justo cuando todo parece perdido, interviene la palabra profética para consolar: lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. La casa de David será reconstruida -anima Amós- y reinará sobre las naciones, y la tierra producirá tanto que no habrá discontinuidad entre la siembra y la cosecha. El vino nuevo y el fruto de las huertas anuncian los tiempos mesiánicos. Dios, a través de su pueblo de Israel, quiere extender a todos su misericordia y su salvación. Con la llegada de Jesús, también nosotros fuimos elegidos para llevar a cabo esta misión de salvación universal. Estamos llamados a vivir no para nosotros mismos, sino para el sueño de Dios: la salvación de la familia humana.