Vigilia del domingo

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Timoteo 4,1-8

Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino: Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio. Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente. He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe. Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez; y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amor su Manifestación.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mientras la Epístola se acerca a su conclusión Pablo parece insistir más en sus recomendaciones a Timoteo. Está preocupado por la suerte de la comunidad y quiere que su discípulo esté a la altura para guiarla. No tiene miedo de hacerle ver la gran responsabilidad que recae sobre él, hasta el punto que empieza las recomendaciones con un solemne conjuro poniéndolo delante de Dios y de Cristo Jesús, Juez supremo. El apóstol le recuerda a Timoteo la eterna sentencia de Jesucristo, que juzgará a "vivos y muertos", y que también juzgará su tarea como responsable de la comunidad. Y la primera obra que le encomienda es la de anunciar la "palabra". Según el apóstol, se trata de la principal tarea del pastor. Por eso "ninguna consideración humana" debe condicionar la predicación del Evangelio. No importa si es bien recibida o no por los hombres; tampoco importa si el tiempo, la manera y las circunstancias de la predicación gozan o no del favor de los hombres. Pablo invita a Timoteo a mostrar sobriedad cuando presente el mensaje evangélico, y a hacerlo con prudencia y claridad, pero también con firmeza. Le costará sufrimientos y humillaciones, como le pasó a él. Le escribe mientras ve que se acerca el momento de la muerte con su sangre, que será derramada como ofrenda sacrificial a Dios en el martirio. Pero la muerte es un paso, un "retorno" al Señor. Pablo mira hacia atrás: su vida ha sido como una carrera, una "competición". Por eso puede esperar con segura esperanza "la corona de la justicia". Y sabe que no recibirá dicha corona solo, sino junto a los discípulos "que hayan esperado con amor su Manifestación". Es el destino común al reino al que están llamados todos los discípulos: no nos salvamos solos, sino juntos.